Artículo 121. El acceso a la educación es libre e igual para todos los nicaragüenses. La enseñanza primaria es gratuita y obligatoria en los centros del Estado. La enseñanza secundaria es gratuita en los centros del Estado, sin perjuicio de las contribuciones voluntarias que puedan hacer los padres de familia. Nadie podrá ser excluido en ninguna forma de un centro estatal por razones económicas. Los pueblos indígenas y las comunidades étnicas de la Costa Caribe tienen derecho en su región a la educación intercultural en su lengua materna, de acuerdo a la ley”

En Nicaragua el gasto social del gobierno central ejecutado en el área de educación en el 2018 fue de 9,1%, y a pesar de ello, la cobertura de la educación es bastante limitada, ya que, cuatro de cada diez adolescentes se encuentran fuera del sistema educativo, de acuerdo con los registros de matrícula en instituciones educativas. Existen grandes diferencias en las tasas de matrícula entre la niñez de 6 a 12 años y adolescentes de 13 a 17 años, que indican que las inversiones en educación en los primeros años no se están aprovechando al máximo en la adolescencia, lo que tiene un impacto negativo en las oportunidades que tendrán las personas durante el resto de sus vidas[1].

Entre las personas jóvenes de 20 a 24 años los porcentajes que concluyeron educación secundaria, por sexo en 2014[2].

» Hombres: 30.8%

» Mujeres: 40.2%

Según los anuarios estadísticos del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) hasta 2015 estaban registradas 31,190 empresas privadas formales, que empleaban a 541,976 trabajadores, representando la mayor fuente de aportación a la educación técnica en Nicaragua[3]

Actualmente el INATEC funciona en 43 centros de capacitación técnica, entre los que abarca los sectores agropecuarios, forestal, industrial, construcción, comercio y servicios, incluida la especialidad de hotelería, escuelas de campo, escuela de oficio y escuelas tecnológicas con 48 especialidades técnicas y tecnológicas en los niveles de técnico general, bachillerato técnico y técnico especialista[4].

La educación universitaria registró un crecimiento superior al 16% comparado con el año 2015[5], aunque el país no cuente con cifras de deserción universitaria, se estima que tiene que ver factores ligados a pobreza y falta de recursos económicos que no permite el desarrollo de ciudadanos/as como sujetos de derechos y responsabilidades, con potenciales y actitudes de superación personal y colectiva.

En la consulta realizada para la construcción de esta agenda se identificaron necesidades de origen estructural, que tienen que ver con la respuesta de parte del Estado para suplir las necesidades en materia de calidad, acceso y articulación de esfuerzos para el desarrollo de esta materia y a su vez impulsar el progreso del país.

Una de las necesidades mayormente mencionadas en este proceso de consulta, ha sido en el área de infraestructura y acceso a centros educativos, desde las zonas rurales, hasta el mejoramiento de centros en el casco urbano:

En materia de educación, desde los jóvenes que somos de las zonas rurales, una de las diferencias seria la siguiente, mientras en el casco urbano la exigencia es autonomía, aquí es que haya educación, que llegue. Mientras en la ciudad hay una amplia cartera y una diversidad de carreras universitarias y oferta académica, aquí en las zonas rurales no tenemos eso, por lo que tenemos que viajar largas distancias, abandonar nuestros hogares, abandonar nuestras familias, para poder estudiar” Joven, participante de grupo focal.

La escasa inversión en educación se puede evidenciar en el mal estado de las aulas de clases, número de aulas ineficientes por la cantidad de alumnos y alumnas:

“Es por ello que tienes a una docente dándole clases a más de 40 chavalos y chavalas y llega de manera rutinaria y lógicamente no se mide de manera cualitativa el aprendizaje del estudiante” Joven participante de grupo focal.

Los centros educativos no presentan una infraestructura digna o preparada para atender al estudiante, la falta de agua potable, servicios higiénicos y pupitres, por mencionar algunos, figuran entre los principales problemas que enfrenta la población escolar. De acuerdo con cifras del MINED, en el 2007 existían alrededor de 27,854 aulas de clases a nivel nacional, de las cuales el 50% se encontraban en condiciones aceptables y el restante en situación “regular” o en muy mal estado.

En 2009, el 84,4% de los adolescentes de 12 a 14 años y el 57,9% de los adolescentes de 15 a 17 años concurría a establecimientos educativos. La brecha de escolarización de los adolescentes de entre 15 y 17 años asociada con el nivel socioeconómico de las familias de origen y con el área de residencia asciende a 30,4 y 24,4 puntos porcentuales, respectivamente, en perjuicio de los adolescentes que conforman las familias de menor nivel socioeconómico y de aquellos que residen en áreas rurales[6].

En 2009, el 14,9% de los jóvenes de 18 a 24 años se encontraba escolarizado en el nivel superior y el 23,4% de las personas de 25 a 35 años había completado la secundaria[7].

En Nicaragua, el tramo de escolarización obligatorio se extiende por siete años. Desde el tercer año del nivel preescolar hasta el sexto grado de primaria. Nicaragua es el país latinoamericano con menor cantidad de años de escolarización obligatoria. La educación es gratuita en el tramo obligatorio.

Es importante recalcar que se visualiza la educación como factor de desarrollo del país y garante de mejores oportunidades de empleo, al igual que se reconoce como línea transversal inclusión de las diversas juventudes a estas garantías educativas para la promoción de un verdadero desarrollo de Nicaragua.

Objetivo: Priorizar la inversión pública en educación de las juventudes como mecanismo fundamental para el desarrollo humano, la consolidación de la democracia y la paz en Nicaragua, tomando en consideración un enfoque educativo en el que se combinen tanto perspectivas humanistas como técnicas, desde una visión integral y libres de proselitismos políticos.

 

[1] Comisión Económica para América Latina (2019) Panorama Social de América Latina.

[2] Ídem.

[3] Instituto Nicaragüense de Seguridad Social. Anuario Estadístico 2016.

[4] Ídem.

[5] Rendición social de cuentas CNU 2016.

[6] Sistema de información de tendencias educativas en América Latina SITEAL. UNESCO. Nicaragua. Perfil de País.

[7] Ídem.